Niño de 11 años es maestro de crochet y usa sus habilidades para ayudar a los demás

501

Nunca se sabe dónde pueden hallarse ni el talento ni la creatividad. Tampoco se sabe dónde pueden nacer almas nobles para ayudar a los demás, por eso no hay que dejar de buscarlos nunca.

En esta oportunidad te presentamos la historia de Jonah Larson, un niño de Etiopía que a la edad de 11 años se ha convertido en maestro  de crochet y usa sus habilidades para ayudar a los demás.

En muchas ocasiones tenemos talentos y habilidades ocultas que no sabemos que tenemos porque no nos lanzamos a probar a intentar cosas nuevas; hay que atreverse y si es posible, desde edades tempranas.

¿Cuándo comenzó esta historia?

Jonah Larson, nacido en Etiopía, adoptado y criado en La Crosse, es ahora una gran novedad en el mundo del crochet. Aprendió a hacer ganchillo cuando tenía 5 años de un tutorial de YouTube que su madre Jennifer encontró. Ella le dio un gancho, algo de hilo y lo dejó solo.

«Pensé que iba a tener una gran bola de hilo, un desastre. Pero le hizo un paño de cocina que fue además bastante bueno», dijo su madre Jennifer.

Después de mucha dedicación, el niño se ha convertido en un «prodigio del ganchillo» y ha llevado a cabo piezas complejas que le costarían mucho trabajo a un adulto.

Jonah Larson comparte todas sus creaciones, desde coloridas mantas hasta un pulpo, pasando por bufandas, tapetes o una sirena gigante, en su popular cuenta de Instagram llamada «Jonah´s Hands» y que tiene la friolera de más de 147.000 seguidores.

Larson encuentra paz y relajación haciendo crochet y ganchillo como él mismo explica, “Tras un día muy duro, ocupado y caótico en la escuela, es bueno saber que puedo volver a casa y hacer ganchillo en mi pequeño rincón mientras estoy sentado junto a lo que más amo, mi madre”.

Jennifer, su madre, fue quien le dio sus herramientas de crochet por primera vez a pesar de que ella misma no lo practicaba; está entusiasmada con la habilidad del pequeño, al que adoptó cuando era un bebé en un orfanato etíope.

Ella crea las publicaciones en su Instagram y se une a grupos de crochet de Facebook en nombre de Jonah.

Su dedicación para ayudar a los demás

Larson tiene su propio negocio porque vende las maravillas que teje; compra sus propios materiales, tiene sus ahorros y dona parte de sus ganancias al antiguo orfanato donde vivió antes de conocer a su madre, Jennifer.

Ahora, el pequeño, ha decidido ayudar aún más y ha lanzado un GoFundMe, en asociación con la organización sin ánimo de lucro «Roots Ethiopia«, que apoya a los niños del país y a sus familias para que ellos también puedan encontrar su pasión y lograr sus sueños.

Con información de Cultura Inquieta

 

¿Tienes algún comentario?