Inicio Destacados Hallazgos SORPRENDENTES sobre el vínculo madre-hijo durante la gestación

Hallazgos SORPRENDENTES sobre el vínculo madre-hijo durante la gestación

21440
Compartir

Muchos estudios se han hecho en los últimos años acerca de la forma en que se va desarrollando el vínculo madre-hijo durante la gestación y la verdad es que muchos de estos hallazgos son verdaderamente sorprendentes.

En esta oportunidad haremos referencia a un documento de la Universidad de Navarra. resultado del trabajo de expertos en Biología Molecular, Neurobiología, Neuroimagen, Psiquiatría, Sociología y Comunicación, producto de un trabajo de investigación a cargo de la Natalia López Moratalla, catedrática de Bioquímica se incluyen nuevos conocimientos científicos que están revolucionando el paradigma de la Embriología.

A continuación indicaremos algunos de estos sorprendentes hallazgos contenidos en este estudio:

La forma en que el óvulo es fecundado define el destino de cada célula y de todos los tejidos del cuerpo del nuevo ser

vínculo madre-hijo durante la gestación
vínculo madre-hijo durante la gestación

La posición de entrada del espermatozoide predice el plano inicial de división del óvulo fecundado, definiendo las dos mitades embrionaria y abembrionaria del blastocisto futuro. La primera división mitótica del cigoto es una división asimétrica, dando lugar a un embrión de dos células diferentes entre sí. Además la célula de la primera división celular que hereda la posición de entrada del espermatozoide tiende a dividirse primero en la segunda división celular del desarrollo, dando lugar transitoriamente a un embrión de tres células.  Según el investigador Zernicka-Goetz, la primera división del huevo cigoto, determina el destino de todas las células y por último de todos los tejidos del cuerpo. En este sentido, guardamos memoria de nuestro primer día, tal y como se publicó en Nature.

El embrión, aunque es extraño a la madre, solicita de ella “tolerancia” para ser aceptado

La Dra. López Moratalla explica que, “aunque el embrión resulta extraño a la madre, la atmósfera de tolerancia inmunológica creada en el diálogo molecular hace que la mujer perciba al embrión como algo no propio y, sin embargo, sin señales de peligro que activarían las defensas”.

Esta tolerancia se inicia a petición del embrión, a través de una red de sustancias que liberan y desactivan todas las células maternas que generarían el natural rechazo hacia lo extraño: las células denominadas “asesinas naturales” (NK o natural killers); los linfocitos T, tóxicos para las células extrañas; y los linfocitos B, que producen los anticuerpos de rechazo.  Es muy importante señalar que de esta forma el embrión, induce en la madre un proceso de tolerancia que marca las pautas para la vida en común que ambos seres tendrán durante los nueves meses de gestación. Como resultado de este dialogo, las defensas de la madre se desactivan a petición del embrión.

El hecho de que sea el embrión el que induce en la madre este proceso de tolerancia, tiene una importancia trascendental desde el punto de vista bioético. En la conducta y los sentimientos humanos la inclinación de la madre a cuidar y proteger a los hijos ocupa una posición única y privilegiada. Con el embarazo el cerebro de la mujer cambia, estructural y funcionalmente, al responder a las consignas básicas que recibe del feto.

La madre guarda en su cuerpo la memoria de cada embarazo

Este novedoso campo de investigación pone de manifiesto que la madre conserva células procedentes del feto que ha gestado. Algunas células madre de la sangre del feto y su placenta, que son pluripotenciales, pasan a la circulación materna, se almacenan en nichos, especialmente en la médula ósea, y se dispersan en los órganos de la madre: piel, tiroides, hígado, riñón, glándula adrenal, pulmón, etc.

Las células donadas por el feto puede ayudar a la madre en caso de cardiopatías

Por su origen fetal, las células progenitores celulares asociadas al embarazo (PAPC) que pasan a la circulación materna, tienen una gran capacidad de autorrenovación. Hoy existen datos de la participación de esas células, por ejemplo, en la reparación del corazón de madres que padecen cardiopatías.

vínculo madre-hijo durante la gestación
vínculo madre-hijo durante la gestación

Igualmente se conoce que la interacción madre-feto, reduce el estrés de la madre, la rejuvenece y puede ayudarla a reparar daños en su cuerpo, gracias a las células pluripotenciales que pasan a su cuerpo.

¿Tienes algún comentario?