Por qué debes sembrar la semilla del amor

7757
Compartir

El amor es la semilla más grandiosa que puedes sembrar en esta vida y la planta que surja de ella habrás de cuidarla y regarla todos los días. Para sembrar esta semilla es necesario romper primero la capa endurecida de la tierra y abrir los surcos. Luego, desmenuzar y aflojar los trozos que aún permanecen apelmazados para que la semilla pueda penetrar, y encuentre el sitio propicio para que pueda germinar y crecer con unas raíces fuertes.

A medida que vaya creciendo, deberás regarla, abonarla, sacarle los brotes malos o muertos, podarla de vez en cuando y protegerla de las inclemencias del tiempo. De esta manera nuestra plantita se transformará en un inmenso árbol que crecerá con sus ramas hacia el cielo y con sus raíces bien plantadas en la tierra, para nunca olvidar su origen.

De las misma forma en que procedemos con el trabajo, con los amigos, con los clientes y con otros compromisos, también hay que proceder con la semilla del amor: arando la costra de la indiferencia que la rutina ha formado, removiendo los trozos de un egoísmo mal entendido, apartando con cuidado la maleza que le impide crecer y protegiéndola de semillas ajenas que ofrecen un fruto más apetitoso.

El amor es una semilla

¿Has examinado tu corazón para ver lo que estás sembrando? Tú tienes la opción de regar cada día la semilla del amor con fe, esperanza, confianza, perseverancia y tenacidad. Aunque también tienes la opción de olvidar esta valiosa oportunidad y dedicar tu vida a cosas superfluas: placeres egoístas, relaciones superficiales, trabajos sin sentido, negocios estresantes. Tú tienes la opción.

¿Por qué debes sembrar la semilla del amor?

Por alguna razón misteriosa, el ser humano es conmovido con más fuerza por los acontecimientos malos que por los buenos. Las experiencias malas son más fuertes que las buenas. En general se pone más atención, y se da más peso, a las experiencias negativas que  a las positivas. Los estímulos negativos son más llamativos y dominantes, y las respuestas a las amenazas y las cosas desagradables son más rápidas y fuertes que las repuestas a las oportunidades, a los momentos buenos.

Por ello para muchos resulta muy difícil superar una pérdida, salir de una depresión o superar el estrés aunque tengan a sus seres queridos a su lado. A este fenómeno en la ciencia se le conoce como el Sesgo de negatividad.

A pesar de que ésta parecer ser una característica inherente al ser humano, sus efectos pueden ser contrarrestados promoviendo y sembrando la semilla del amor. El árbol que de allí surja te protegerá de todas las cosas negativas que puedan amenazar tu paz.

El mal al igual que el bien dejan sus huellas en el ser humano pero, atención: Esta no es una huella solamente espiritual sino física. Tu cerebro, el sistema nervioso y todos los órganos de tu cuerpo reciben los impactos negativos de las cosas malas pero también reciben las bendiciones de las cosas buenas. Es tu elección.

03

Por eso te recordamos que el amor es una semilla que debes sembrar cuyo árbol no solo te protegerá tu alma, tu espíritu y los órganos de tu cuerpo sino que además protegerá a tus seres queridos.

Riega todos los días la semilla del amor

¿Tienes algún comentario?

Compartir