El deseo de tener un físico perfecto puede ser una señal de neurosis

622
Compartir

Tener un físico perfecto puede llegar a ser una fuerte obsesión en algunas personas al punto de volverse casi neuróticos al ver que no alcanzan sus objetivos.

Por lo general existen aquellos que exageran sus imperfecciones demasiado, lo cual es una señal de alarma para el sistema nervioso. Por ello decidimos profundizar en este tema.

Hábitos muy malos

El deseo de tener un físico perfecto puede ser una señal de neurosis: Malos hábitos

Por lo general, las personas que están obsesionadas con su físico y buscan alcanzar el ideal que ellas mismas crearon, tienen las siguientes costumbres:

  • Se comparan todo el tiempo con otras personas.
  • Se examinan en el espejo no solo en casa sino cada vez que les sea posible: incluso en los mostradores de las tiendas y lugares públicos.
  • Intentan disimular demasiado sus supuestas imperfecciones (se maquillan exageradamente, cubren las áreas que les molesta con ropa holgada, acuden a los servicios de cirujanos plásticos).
  • Se la pasan tocando las áreas que les provocan inconformidad para revisarlas una vez más.
  • Piensan varias veces al día en sus imperfecciones.
  • Tienen ansiedad alta y autoestima baja.
  • Creen que todo el mundo se fija en sus defectos y se burla de ellos.

¿Cuáles son las consecuencias?

El deseo de tener un físico perfecto puede ser una señal de neurosis

Si notaste en tu conducta al menos 4 hábitos de esta lista, puede ser un síntoma del trastorno dismórfico corporal. Según las investigaciones del cerebro humano de las personas, con dicho trastorno se descubrió que solo pueden enfocarse en los detalles pequeños (por ejemplo, en el rostro) y se les hace difícil ver el panorama general. Los pensamientos obsesivos acerca de su aspecto, les estorba enfocarse en algo que no sean sus defectos más mínimos (que en ocasiones ni existen) y crean problemas en su vida social.

Estos hábitos afectan la salud emocional de la persona. Estar siempre inconforme con su aspecto y pensar en sus defectos vuelven a la persona depresiva, nerviosa e infeliz.

¿Es posible hacer algo con esto?

El deseo de tener un físico perfecto puede ser una señal de neurosis

  • Cada mañana frente al espejo intenta notar tus ventajas, no tus defectos.
  • Consiéntete cada día.
  • Sublima tus pensamientos sobre tus defectos en algo más: por ejemplo, dedícate plenamente a algún hobby nuevo.
  • Haz una dieta de las redes sociales y desagrega a las personas con las que siempre te comparas.
  • Analiza la situación: tal vez tu inconformidad se basa en algunas situaciones específicas que aún no has superado.
  • Por ejemplo, en la infancia eras víctima de bulling o te criticaban tus seres queridos. Tal vez al entender la causa raíz dejarás de molestarte.
  • No olvides que, de acuerdo con un experimento llevado a cabo, a los demás les pareces mucho más atractivo que a ti mismo.
  • Y por último, ama cada imperfección tuya. ¡No es tu obligación ser como todos!

Fuente: genial.guru

¿Tienes algún comentario?

Compartir