La conmovedora historia de cuatro perros esperando a su dueño indigente en un hospital

454

En Brasil, una persona que vive en la calle tuvo que asistir al hospital para que lo atendieran de urgencia. Sin embargo, una tierna imagen en la puerta del instituto médico asombró a la trabajadora de turno quie no dudó en capturar el momento.

Las fotografías se hicieron virales a través de las redes sociales.

Aquel día, Ana Cristina Mamprin tuvo que trabajar esa madrugada en el Hospital Regional Alto Vale en el municipio Rio do Sul de Santa Catarina Brasil y al retirarse del lugar, se encontró con cuatro perros, que eran de César, la persona de la calle que estaba siendo atendido de urgencia. Estaban esperando que su dueño saliera de allí.

Según relató Mamprim en su cuenta de Facebook, los animalitos estaban esperando a su humano compañero, un indigente llamado César que había entrado al hospital para ser atendido de urgencia: “Una persona simple, sin lujos, que depende de la ayuda para vencer el hambre, el frío, los dolores, las maldades del mundo, tiene a su lado los mejores compañeros, y el intercambio es recíproco: intercambio de amor, cariño, calor, comprensión”.

La funcionaria contó que es no sorprende esta reacción de los animales, puesto que el hombre suele dejar de comer para alimentarlos a ellos. “Admiro el respeto y el amor que tiene por sus mascotas. Verlos así, esperando en la puerta, sólo muestra lo mucho que son bien cuidados y amado”, opinó.

La mujer no dudó en tomar una fotografía a los perros para las redes sociales: “Una persona simple, sin lujo, que depende de la ayuda para vencer el hambre, el frío, los dolores, las maldades del mundo, tiene a su lado los mejores compañeros y el intercambio es recíproco. Intercambia amor, cariño, calor, comprensión”, escribió en la publicación de la red social.

Los perros esperaron las horas de la madrugada por su dueño para no dejarlo solo. César le contó a la enfermera que a veces deja de comer para alimentar a sus animales.

«No sé cómo es su vida porque está en la calle pero admiro el respeto y el amor que tiene por sus mascotas. Verlos así, esperando en la puerta, sólo muestra lo mucho que son bien cuidados y amados. Ay si todos fueran así…. si no tuvieran maldad, malos tratos«, dijo la mujer.

Mamprim hizo otra publicación en la que contó que se sentía «muy feliz» por la repercusión que tuvo la foto y que sentía «pena» con que todavía exista gente mala con los perros: «El mundo necesita más respeto y amor».

Fuente: BioChile y Facebook

¿Tienes algún comentario?