8 habilidades importantes que te ayudarán a salvar una relación

829
Compartir

Guy Winch, psicólogo de familia que ha estado ayudando a salvar una relación a parejas durante más de 20 años, cree que la felicidad y la satisfacción en las relaciones dependen de 3 habilidades claves que, a la vez, no surgen solas, y que los dos integrantes de la pareja muy raramente poseen desde el principio. Estas habilidades que ser desarrolladas, y eso requiere de mucha práctica. Los colegas de Winch identificaron otros hábitos que también ayudan a las parejas a mantenerse felices en su relación.

En esta entrada hemos decidido contarte sobre estos hábitos y habilidades. Y al final del artículo encontrarás un bono sobre la higiene emocional que, según los psicólogos, es tan importante como, por ejemplo, la higiene bucal diaria.

1. Ponte en el lugar de tu pareja

La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar de otra persona y darle una respuesta adecuada: contenerse, dar apoyo, entristecerse o alegrarse juntos.

Tras convivir con tu pareja durante varios años, seguramente pensarás que conoces a la persona amada perfectamente pero no necesariamente es así. Esto es lo que impide desarrollar en la pareja la empatía mutua.

Para evitar este error, practica la empatía. Intenta ponerte en el lugar de tu compañero. Cierra los ojos y, considerando la naturaleza de la persona y las circunstancias del contexto, imagina lo que siente. Deja del lado tu visión del problema, imprégnate de las emociones de tu ser querido. Esto te permitirá sentir la empatía, tan necesaria para una relación sana y feliz.

2. Comprende a tu pareja

Este punto deriva del anterior, y consiste en que no solo debes ponerte en el lugar de tu ser querido cuando no anda bien del estado de ánimo, sino también durante las disputas más acaloradas entre ustedes.

Por supuesto que son pocas las personas que le dirían a su ser querido: “Tienes todo el derecho de sentir lo que sientes, lo entiendo” en el fragor de una discusión. Parecería que una frase así solo encendería más el conflicto. Pero en realidad no es así. Estas palabras pueden hacer milagros. Tu compañero se dará cuenta de que comprendes sus sentimientos y, al mismo tiempo, a pesar de tu disgusto, los aceptas. Es exactamente lo que nos puede llevar a sentir alivio y alejarnos de las emociones negativas.

3. Presta atención a los detalles

Tendemos a subestimar el poder de los pequeños detalles y de la cortesía. Muchas veces en la pareja se genera un círculo vicioso: uno de los integrantes expresa su disgusto, el otro le responde de la misma manera y esto continúa hasta que surge un verdadero conflicto. En casos así, signos de atención como un ramo de flores, un chocolate favorito, una deliciosa cena o un abrazo ayudarán a aliviar la tensión y romper ese círculo.

Por supuesto que la atención a los pequeños detalles y la cortesía no podrán corregir una situación en la que hayas hecho sufrir a tu compañero. Pero jamás deben descuidarse la vida cotidiana.

4. Compañerismo

Algunas parejas se acostumbran tanto el uno al otro que comienzan a percibir a su ser amado como un compañero de cuarto. A la vez, cada uno vive su propia vida. Muchas veces en una situación así las personas descuidan la opinión de su pareja al tomar ciertas decisiones.

Y es un grave error. Lo más probable es que este enfoque conduzca a frecuentes peleas o a la separación. Para evitarlo, las decisiones importantes deben tomarse sin descuidar la opinión del compañero. Después de todo, es muy probable que las consecuencias no solo afecten tu vida sino también la de tu pareja.

5. No busques un segundo sentido a las cosas

En una situación en la que tu compañero te dice algo neutral o incluso agradable, no debes buscar un significado oculto o especular asumiendo lo más terrible. Así, solo te llevarás a una preocupación sin sentido y encenderás disputas innecesarias.

En cualquier situación, en vez de especular será mejor preguntarle a tu ser querido qué quiso decir.

6. Agradecimiento

Dile a tu ser querido palabras de gratitud cada vez que puedas. No lo creerás, pero son mágicas. Tu pareja se sentirá necesaria y útil, y se dará cuenta de que tú realmente consideras que lo es. Lo más probable es que, a la vez, comiences a escuchar muchos más agradecimientos, no solo por una ayuda “importante”, sino también por pequeños actos rutinarios.

7. No se den por sentado

Este punto deriva del anterior. Estar en una relación impone ciertos deberes y restricciones, pero esto no es excusa para dar todo por sentado.

Para que ambos integrantes de la pareja estén satisfechos con la relación hay que trabajar, hay que hablar, hay que aprender a resolver los problemas y a ceder posiciones. No des ninguna palabra o acción de tu pareja por sentado. Así la actitud hacia ti será la recíproca.

8. La felicidad

Muchas personas tiende a pensar que su ser amado las hará felices. Por supuesto que en parte, es así. Pero la base de tu felicidad no está en ninguna otra persona, está en ti mismo. Si antes de empezar la relación no estabas contento con tu vida y contigo mismo, entonces la relación solo mejorará la situación temporalmente, pero luego volverán las sensaciones de antes.

No debes limitar tu felicidad a tu ser amado y pensar que solo él te hará feliz. Tú eres el creador de tu felicidad. Solo recuérdalo.

Fuente: genial.guru

¿Tienes algún comentario?

Compartir