Inicio Pareja Estos hombres confesaron cómo se dieron cuenta de que habían encontrado a...

Estos hombres confesaron cómo se dieron cuenta de que habían encontrado a la mujer correcta

1312
Compartir
hombres

¿Cómo puedes estar totalmente seguro de que, de los 7 mil millones que viven en el mundo, la persona que está a tu lado es “la correcta”? Desafortunadamente, no existen tests instantáneos que te puedan dar una respuesta rápida. Pero a veces llega ese momento en que simplemente lo sabes.

Algunos hombres compartieron estos momentos.Conoce algunas confesiones de los usarios de la red. ¡Cuéntanos cómo fue que supiste que encontraste a tu media naranja!

La miraba diferente, no como a otras mujeres. Cualquier pensamiento sobre ella me hacía sonreír.

Un día entendí que me sentía feliz cuando pasaba tiempo con ella, que ella era el sentido de mi vida.

Ella se reía de mis bromas malas, leía mis poemas horribles y nunca me comentó nada malo sobre ellos.

Durante toda mi vida creí que era un fracasado. No tuve suerte con mis padres. Ni tampoco con mi aspecto físico. Sin mencionar otros aspectos de mi vida personal. Pero aquel verano conocí a la chica de mis sueños. Tal y como lo soñaba: hermosa, comparte mis aficiones y puntos de vista, dos veces más joven que yo y yo soy el primero para ella en todos los aspectos. Fue tan motivador que en 30 días corregí casi todos los defectos de mi vida y sigo perfeccionándome.

Siempre quería saber cómo pasaba sus días. Y me sentía aun más triste que ella si algo le salía mal. Fue entonces que un día entendí que ella era la indicada.

Quería compartir todo lo que me pasaba con ella. Siempre pensaba solo en ella.

Mi esposa es una buena mujer. Me ama y es leal. Pero me he acostumbrado a ella y pocas veces me fijo en su físico. Siento su calor, el aroma de su crema favorita, de su cabello, su piel suave.

Hace poco iba caminando con un compañero que de pronto me dijo: “¡Mira qué mujer tan fea!”. Y era mi esposa: estaba sonriendo, se veía tan conmovedora… Corrí hacia ella y ella me vio con una sonrisa. Me abrazó. No hay mujer más bella en el mundo que ella. Mi compañero se sintió avergonzado y no supo cómo disculparse.

Es tonto. La belleza está en el corazón.

Cuando la besé por primera vez, me di cuenta de que ya no quería besar a nadie más.

Cuando empecé a salir con mi novia, no podía creer mi felicidad: ella era perfecta. Inteligente, bella, con modales de reina, parecía saberlo todo. Empecé a acomplejarme. Intenté cambiar, pero aun así no alcanzaba su nivel y en un par de meses por poco terminé en un psiquiátrico. Luego escuché su risa. No era un “jiji“ elegante, como era de esperarse. Fue una risa a carcajadas tremenda: algo intermedio entre el llanto mortal de un manatí y la risa del hipopótamo de ”Madagascar”. Ahora sé que la persona que amo no es un robot.

Me di cuenta de que ella era la indicada cuando casi la pierdo. Mi sufrimiento no solo era emocional, sino también físico.

Un día vi a mi esposa desde un ángulo diferente. Ella estaba acostada semidesnuda y no estaba cubierta con una manta como de costumbre. Estaba tan dormida que ni siquiera escuchó cómo caminaba por la habitación y me ponía ropa. La miré durante mucho tiempo. Sentí un deseo profundo de volver a acostarme a su lado, abrazarla, acariciar su pancita y sentir toda la belleza del cuerpo femenino en el cuarto mes de embarazo.

Hasta los 25 años creí que mi esposa sería una chica tierna y tímida. Pero me enamoré de una diablilla con el cabello rojo y una mochila desgastada que se chocó contra mi en un centro comercial diciéndome: “¡Oye, tú, no seas un tronco! ¡Déjame pasar!”. Luego la busqué en las redes sociales…

Ella siempre amó la vida. Luchaba por sus sueños, pero encontraba tiempo para llamarme, escucharme y simplemente hablar.

Como puedes ver, cada uno tiene una historia diferente. ¿Y tú cómo entendiste que él/ella es el amor de tu vida? ¡Compártelo en los comentarios!

Fuente: genial.guru

¿Tienes algún comentario?