Reconoce tu tipo de obesidad y aprende qué debes hacer a partir de hoy

658

No todos los tipos de obesidad son iguales. Es importante que sepas cuál es tu tipo de obesidad para comenzar a resolver ese problema. Pon atención a las siguientes indicaciones.

Los investigadores han acordado que se pueden categorizar 6 tipos obesidad diferentes. Se espera que al poder reconocer cada tipo de obesidad, le permitiría a los médicos tratar más eficazmente con un enfoque más individualizado.

Los 6 tipos de obesidad

Reconoce tu tipo de obesidad y qué debes hacer de ahora en adelante

Al reconocer los 6 tipos de obesidad diferentes que pueden presentarse, se permite tener en cuenta un tratamiento específico para cada una de ellas y no tratarlas a todas como un sólo problema de sobrepeso, aplicando el mismo régimen y misma diera como si tosos fueran iguales.

1. Obesidad por los alimentos

Reconoce tu tipo de obesidad y qué debes hacer de ahora en adelante

Es debido a la ingesta excesiva de alimentos y azúcar, sobre todo la llamada “comida chatarra”, la cual está repleta de grasas trans, cuyos ingredientes son de muy difícil digestión, lo que favorece que la grasa se acumule en el cuerpo.

Para solucionar este tipo de obesidad es necesario reducir la ingesta de estos alimentos y aplicar ejercicio por lo menos treinta minutos diarios. Si la obesidad se encuentra avanzada, es de suma importancia que un nutricionista calificado pueda ofrecerte un plan de dieta adecuado a tus necesidades, para evitar que la obesidad siga aumentando, trayendo consigo un gran número de problemas de salud.

2. Obesidad del estómago nervioso

Reconoce tu tipo de obesidad y qué debes hacer de ahora en adelante

Este tipo obesidad es causada por la ansiedad, estrés y la depresión. Las personas que padecen este problema, por lo general reciben un alto contenido de azúcares ya sea mediante caramelos, dulces y otros productos parecidos, a fin de mitigar esta carencia emocional.

Quienes padecen esta obesidad presentan mayor volumen de grasa en la zona media del cuerpo.

En este caso, para evitar que la obesidad continúe, es de suma importancia comenzar a controlar el estrés y la ansiedad. La actividad física es un complemento ideal para liberar el estrés, ya que al mismo tiempo puede ayudarte a bajar de peso.

3. Obesidad por gluten

Reconoce tu tipo de obesidad y qué debes hacer de ahora en adelante

Principalmente está presente en las mujeres en las etapas de la adolescencia, la menopausia y cuando se presenta un desequilibrio hormonal.

Es muy importante evitar el alcohol, dejar de fumar. También es conveniente comenzar a estar activo. Disfrutar de ejercicios con pesas puede ser de gran ayuda para comenzar a revertir este tipo de obesidad. La grasa suele acumularse en la zona media, en piernas y glúteos.

Se recomienda que aquellos que están con sobrepeso, que son prediabéticos, están experimentando el síndrome metabólico, o sufren de síndrome del intestino irritable, deben evitar los granos con gluten, especialmente el trigo, para determinar por experiencia si el gluten es la causa subyacente de este padecimiento.

4. Obesidad metabólica

Reconoce tu tipo de obesidad y qué debes hacer de ahora en adelante

Las personas que presentan una panza hinchada como un globo y que acumulan todas las grasas en esta parte del cuerpo pueden padecer de obesidad metabólica aterogénica.

El consumo excesivo de alcohol puede ser una de las causas de este padecimiento. Este trastorno se suele presentar como una “panza de embarazada”, ya que en esa zona es donde se acumula la grasa.

Para tratar este tipo de obesidad es necesario reducir el consumo de alcohol, eliminar de la dieta las grasas, el azúcar, (dulces, postres, panes y tortas) alimentos fritos y la comida chatarra, es necesario añadir proteínas en mayor cantidad, pero este es un problema que requiere una atención más de cerca por parte de un especialista.

5. Obesidad hereditaria

Reconoce tu tipo de obesidad y qué debes hacer de ahora en adelante

Se trata de obesidad hereditaria genética predominante. Los científicos resaltan que los factores genéticos son responsables de la obesidad, ya que se ha demostrado que los genes participan en la regulación del peso corporal, en cómo se distribuye en el cuerpo el tejido graso y también en el tamaño y cantidad de los adipositos.

La actividad física juega un rol muy importante en la prevención de este tipo de obesidad, junto con una dieta cuidada específicamente si hay tendencias al sobrepeso.

Por lo general en este tipo de obesidad la grasa tiende a acumularse en la zona baja del cuerpo, haciendo que, tanto las caderas, como las piernas se llenen de tejido graso.

6. Obesidad por inactividad

Reconoce tu tipo de obesidad y qué debes hacer de ahora en adelante

En este tipo de obesidad suelen verse afectadas las parte del cuerpo que anteriormente habían sido muy activas por ejercicios físicos.

La clave para la eliminación de este tipo de grasas es no permitir un largo periodo sin comer, de esta manera se puede acelerar el metabolismo para poder quemar grasas de manera más rápida. En este tipo de padecimiento la grasa se suele acumular en la región del abdomen.

Leer artículo original en: www.lavidalucida.com

¿Tienes algún comentario?