5 Importantes consejos para prevenir el cáncer de piel

377
Compartir

Aprender a prevenir el cáncer de piel consiste en conocer las medidas que se toman para reducir la probabilidad de enfermar de cáncer y ponerlas en prácticas para el bien de nuestra salud y de los nuestros.

El cáncer de piel es una enfermedad grave de la que no siempre se toma consciencia adecuadamente. De hecho, este tipo de cáncer es más común que todos los otros tipos de cáncer juntos.

Pero a pesar de su importancia y su incidencia, tiene dos notables ventajas con respecto a otros tipos de cáncer: es prevenible en casi todos los casos, ya que alrededor del 90% se deben a la exposición al sol; y su detección es más fácil, ya que el cáncer de piel es visible.

Armados con el conocimiento y la educación adecuados, cada uno de nosotros tiene el poder de luchar contra el cáncer de piel.

Es por eso que La Roche-Posay ha trabajado con dermatólogos para crear un PROGRAMA SIMPLE DE 3 PASOS para ayudar a la gente real a hacer un cambio real y luchar contra el cáncer de piel.

1. Chequeá tus lunares

Como decíamos al comienzo, el cáncer de piel es el único visible. Por eso, si conocemos nuestra piel y nos tomamos el chequeo de la misma con responsabilidad, es posible estar alerta para acudir a un dermatólogo rápidamente en caso de notar algo sospechoso.

Lo fundamental es estar atentos si un lunar es sospechoso, ya sea en nuestra piel o en la de nuestros seres queridos. Podés conocer un método simple para chequear tus lunares en casa siguiendo este enlace.

Es importante entender que esta revisión no reemplaza el control anual con un dermatólogo.

2. Protege tu piel

Aplica generosamente protector solar de amplio espectro, y resistente al agua con un Factor de protección solar (SPF) de 30 o más en toda la piel expuesta. “Amplio espectro” proporciona la protección contra los rayos ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB). Reaplique aproximadamente cada dos horas, incluso en días nublados y después de nadar o sudar.

Proteger la piel de los rayos UVA largos con protectores solares es una de las medidas fundamentales para una exposición saludable al sol. Es que estos rayos penetran la piel en profundidad y, además de acelerar el envejecimiento de la misma, incrementa el riesgo de cáncer.

Especialmente, hay que cuidar a los más chicos. No sólo porque su piel es sensible. En la actualidad también se ha demostrado que las quemaduras solares en la infancia o en la edad adulta temprana son un factor de riesgo para desarrollar melanoma, por lo que la protección temprana es esencial.

3. Actúa responsablemente bajo el sol

El 90% de los cánceres de piel no melanoma -los más frecuentes- están asociados con la exposición a rayos ultravioleta (UV) del sol. A pesar de ello y, aunque conocemos los riesgos solares, un estudio desarrollado por una importante marca francesa de dermocosmetica demuestra que nuestros hábitos de prevención frente al sol son, todavía, insuficientes.

En la actualidad, un tercio de los cánceres son de piel y cada vez se diagnostican más casos en personas jóvenes por hábitos poco saludables de exposición solar intensa en cortos periodos.

Buscando colaborar en la prevención de estos males, esta empresa ha creado un parche fotosensible que se adhiere al dorso de la mano y permite medir la incidencia de la radiación UV del sol en seis variedades de fototipos, de modo de obtener información sobre qué factor solar es el adecuado como protección, para prevenir el cáncer de piel.

El wearable cuenta con un sensor diseñado para medir con precisión la radiación UVA y, a partir de esta, calcular la de los UVB., My UV Patch es ultra-fino y elástico, un adhesivo que contiene colorantes fotosensibles que cambian de color cuando se exponen a los rayos UV, indicando el nivel de exposición solar en tiempo real.

4. Vitamina D

La vitamina D es esencial para tener huesos fuertes y un sistema inmunológico saludable. Mientras que se puede obtener una cantidad limitada de vitamina D de la exposición a los rayos ultravioletas (UV del sol,, los riesgos a la salud debido a la exposición a los rayos UV ( incluyendo cáncer en la piel) son grandes.

En cambio, The Skin Cancer Foundation sugiere obtener nuestra recomendación diaria, 1.000 UI (unidades internacionales), de vitamina D al día de las fuentes de alimentos como el pescado graso, los productos lácteos y los cereales fortificados y suplementos. Continúe leyendo para aprender más acerca de la mejor manera de obtener vitamina D.

5. Evita las camas de bronceado

El uso de camaras de bronceado puede poner a las personas en un mayor riesgo de melanoma – el tipo más peligroso de cáncer de piel. En la última década, el melanoma tiene el mayor aumento de la incidencia y las tasas de incidencia de hecho nunca han sido tan altas como en 2014.

La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, organismo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), clasificó los dispositivos de bronceado UV como “carcinógenos para los seres humanos” en 2009. Sin embargo, el uso de camas solares sigue siendo popular entre las mujeres jóvenes de los países occidentales.

Fuente: labioguia.com

¿Tienes algún comentario?

Compartir