Esta parte del bebé permanece en el cuerpo de la madre hasta 38 años, afirman expertos

1093

Hay una razón por la que los niños siempre están más apegados a sus madres que a sus padres.

Es porque sus células nunca abandonan por completo el cuerpo de la madre, un fenómeno obstétrico conocido como microquimerismo fetal, que establece que el vinculo madre-hijo continúa presente en el cuerpo de la madre muchos años despues del parto.

La palabra microquimerismo se deriva de la idea de que una madre es una versión más pequeña de la quimera mítica. Es otra de las cosas más mágicas que se pueden destacar sobre la maternidad.

Las células del bebé no sólo permanecen en el cuerpo de la madre sino que la protegen, ayudan a curar a sus mamás, las cuidan del cáncer y alargan sus vidas.

Este fenómeno fue descubierto en el siglo XIX por el científico alemán, Georg Schmorl. Su trabajo fue retomado años más tarde por otros investigadores y aún se están haciendo conclusiones sobre muchas cuestiones relacionadas con este fenómeno.

La sangre es el carro llameante

Esta parte del bebé permanece en el cuerpo de la madre hasta 38 años, afirman expertos
Wikipedia

Durante el período de gestación de nueve meses, las células fetales salen del útero a través de la placenta y pasan a la sangre de la madre. Las células son transportadas a varios órganos en su cuerpo; el corazón, los pulmones, el hígado, los riñones, el páncreas e incluso las capas de la piel.

De acuerdo con los hallazgos de Amy Boddy, investigadora principal en ciencias biológicas, estas células fetales no se quedan ahí y ocupan su espacio. Son células madre con marcas inusuales en sus superficies y pueden diferenciarse de cualquier tipo de célula, dependiendo del tejido al que migran. Si terminan en el hígado o el corazón, desarrollan células del hígado o del corazón.

Las células del feto son células sanadoras

Las células fetales son mágicas pero eso no debería ser una sorpresa porque los bebés son realmente mágicos. Se cree que estas células tienen la capacidad natural de detener el crecimiento anormal de las células mamarias, lo que le da a la madre un menor riesgo de padecer cáncer de mama.

También se cree que las células fetales brindan a las madres pocas posibilidades de desarrollar enfermedades neurodegenerativas en su vejez, como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y la demencia vascular. No todas las mujeres tienen la suerte de tener suficientes células fetales en sus cuerpos después del parto.

El cuerpo, naturalmente comienza a limpiar y reducir estas células hasta la muerte después del parto. Algunas de ellos son altamente resistentes al proceso natural y sobreviven incluso muchos años después de que una gran mayoría ha sido destruida, protegiendo a las madres.

Ayudan a curar cicatrices, hemorragias

También aceleran el proceso de curación de las cicatrices del embarazo, estiramientos de tejidos y, en casos graves, hemorragias internas. Las células fetales se precipitan a la superficie de los cortes que se obtienen de la cesárea y ayudan a acelerar el proceso de curación. Los bebés son pequeños ángeles.

Pero puede haber un inconveniente desafortunado

Es posible que las células fetales debiliten el sistema inmunológico de la madre.

A pesar de la naturaleza angelical de los bebés, todavía hay posibilidades no confirmadas de que sus células fetales remanentes puedan afectar el sistema inmunológico de la madre. Está razonado como resultado de reacciones químicas adversas entre los diferentes cromosomas en los órganos de la madre y los cromosomas fetales.

La investigación también indica que las mujeres tienden a sufrir enfermedades autoinmunes a un ritmo mayor que los hombres, y se cree que estas células remanentes podrían estar jugando un papel importante en ese procxeso.

Las enfermedades autoinmunes ocurren cuando el sistema inmunológico es engañado para que combata el cuerpo. En este caso, el tejido fetal extraño en el cuerpo de la madre podría estar provocando esa respuesta. Los tipos de enfermedades autoinmunes incluyen la enfermedad de Graves, el lupus eritematoso sistémico y la enfermedad de Addison.

Los biólogos insisten en que la investigación no es concluyente y aún debe continuar porque todavía hay mucho por descubrir e investigar sobre la migración de las células fetales.

Este fenómeno muestra que el parto nunca se completa al cien por cien; Algunas partes del bebé siempre permanecerán en la madre.

Traducido de: theheartysoul

¿Tienes algún comentario?