Inicio Salud Alimentación Este ingrediente podría estar dañando tu salud sin que lo sepas

Este ingrediente podría estar dañando tu salud sin que lo sepas

1177
Compartir
salud

Todos los días consumimos productos que compramos en el mercado de manera casi automática. Estamos acostumbrados a elegir por la apariencia del empaque, pero muy pocas veces reparamos en la lista de componentes que llevan. Incluso, aunque volteemos el envase para leerlos, generalmente están escritos en inglés o no entendemos de qué se trata cada uno, y terminamos por dejar en la góndola nuestra intención de informarnos más.

Uno de estos componentes es el aceite de palma. Se encuentra en muchos de los productos que consumimos a diario y, aunque su nombre nos remite a algo natural, no es para nada saludable. Tiene una alta proporción de grasas saturadas, y procesado aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas y es tóxico para los riñones, pulmones e hígado. Además, su producción genera un gran impacto sobre los ecosistemas, el cambio climático, las especies protegidas y las comunidades locales.

El aceite de palma se produce a partir de los frutos de la palma africana conocida como Elaeis guineensis y forma parte de productos tanto alimenticios como cosméticos; ya que tiene las ventajas de que se mantiene sólido a temperatura ambiente, resiste a la oxidación y sustituye a otros aceites de más costosa producción, como el de oliva o el de soja.

¿Dónde puede encontrarse?

-En cremas y coberturas, ya que se derrite a mayor temperatura que el chocolate.

-En productos para untar, porque por su gran cantidad de grasas saturadas es fácil para untar. Por eso también se usa en margarinas o cremas de cacao.

-En galletas, tostadas o productos de panadería industrial, ya que se uso como sustituto de las grasas hidrogenadas.

-Alimentos precocidos, por su bajo costo y su mayor capacidad de conservación.

-Snacks, porque resiste las frituras más que otras grasas.
En productos de limpieza como jabones, pastas de dientes y detergentes.

-En cosméticos por brindarle untuosidad.

-En velas, como alternativa a la cera o la parafina.

-También puede encontrarse en sopas, salsas, ya que brinda una textura cremosa.

Si bien es nativo de África, se cultiva en países tropicales, especialmente en Indonesia y Malasia, donde se concentra el 85% de su producción a nivel mundial.

En total, se producen alrededor de 50 millones de toneladas de aceite de palma por año. Su expansión como monocultivo intensivo se vinculada con procesos de deforestación, de apropiación de tierras y con la muerte de animales locales.

Por la demanda de este aceite, los bosques de Malasia e Indonesia están disminuyendo rápidamente: se estima que el 98% del área forestal de Indonesia será destruída antes del 2022.

Además, esto contribuye al cambio climático por la emisión de gases de efecto invernadero, por el drenaje de los suelos ricos en carbono y la quema de rastrojos.

El cambio en los hábitats, genera la pérdida de especies animales y vegetales; y conlleva el desplazamiento de comunidades, la apropiación de sus tierras y la violación de sus derechos.

Para llevar un control de esta situación se creó una iniciativa internacional voluntaria, la Mesa Redonda para el aceite de palma Sostenible (RSPO), que agrupa a productores, distribuidores, fabricantes y ONG. A partir de esto se creó un sistema de certificación de aceite sostenible, para garantizar que la producción respete los derechos laborales y de las comunidades originarias, que no se ocupen nuevas zonas de valor ambiental y que no se amenace la biodiversidad.

¿Qué puedo hacer?

-Limita el consumo de alimentos procesados.

-Evítalo para cocinar y opta aceites por otros más saludables, como el de coco o el de oliva.

-Lee las etiquetas y elige productos que no lo contengan.

-Colabora con las ONGs que trabajan sobre el terreno.

¿Cómo leer en las etiquetas si lo que compro lleva aceite de palma?

Desde el 2014, en Europa los productos tienen que indicar el origen de las grasas vegetales que contienen. Pero si esto no ha pasado en tu país, puedes comprobarlo mirando el contenido en grasas saturadas: si es similar o superior al 50%, es muy probable que sea aceite de palma.

En cosmética, pueden decir: Elaeis guineensis, raiz palm (palmitato, palmitol).

Pero otros ingredientes que tienen su origen en el aceite de palma son más difíciles de identificar (alcohol cetílico, lauril sulfato de sodio, estearatos, sulfato de alcohol graso, glicerina, equivalente de mantequilla de coco, sustituto de mantequilla de coco, etc.). ¡Tenlo presente a la hora de elegir!

Fuente: labioguia.com

Comentarios