Los peligros del Moho y cuidados que debemos tener

592
Compartir

El repentino deceso de la actriz Brittany Murphy ha despertado gran interés en los peligros que representa el moho y los cuidados que debemos tener.

Millones de personas padecen enfermedades misteriosas para las cuales no han recibido prácticamente ninguna ayuda médica. Algunas personas son referidas al psicólogo después de que se les dijo que su enfermedad es “imaginaria”, mientras que otras personas son acusadas de fabricarla ellas mismas.

Ya que las toxinas del moho son tan singulares y sus efectos son tan amplios, los síntomas de la toxicidad por moho son complejos y variados, por lo que es difícil que los médicos lleguen a un diagnóstico correcto.

Los peligros del Moho y cuidados que debemos tener

Cuando surgen rastros de moho en un alimento, es un indicador de que ya no está en su momento ideal para ser consumido y de hecho es el instinto humano natural el que produce la necesidad de mantenerse alejados de él.

Y esta reacción tiene su razón de ser, teniendo en cuenta que algunos mohos producen micotoxinas, unas sustancias tóxicas que pueden ser altamente perjudiciales para la salud. Por ejemplo la aflatoxina, un tipo de micotoxina que según algunos descubrimientos científicos provoca cáncer: el hongo Aspergillus flavus es de los más severos, ya que se acumula en el hígado y es el causante de la aparición de ciertos tumores.

Lo curioso del tema es que el moho nos parece algo normal y no tan grave

¿Pero realmente sabemos qué es?

Los peligros del Moho y cuidados que debemos tener

El moho es un hongo que aparece en condiciones de humedad y poca luz. Es habitual que lo podamos encontrar en frutas, panes y otros productos alimenticios de manera relativamente habitual en nuestro hogar.

¿Puede dañar al organismo?

En general, nuestro organismo es capaz de atacar sin inconvenientes ese tipo de gérmenes a través de las células defensivas (fagocitos) y, al mismo tiempo, la flora habitual no permite el crecimiento de ese tipo de gérmenes. Sin embargo, en algunas personas puede producir daño, especialmente en los pacientes inmunosuprimidos (con bajas defensas) y en las zonas tropicales.

¿Qué personas son más vulnerables?

Los peligros del Moho y cuidados que debemos tener
Principalmente, aquellas personas inmunosuprimidas, como las personas con VIH positivo, las que están bajo tratamiento prolongado con antibióticos o corticoides, o que han sido trasplantados.
También los individuos que tienen enfermedades respiratorias severas o los pulmones dañados, como fibrosis quística o que hayan padecido tuberculosis.

Puede afectar además a sujetos relativamente sanos, pero con exposiciones prolongadas a algunas zonas tropicales, donde se crea un ambiente de humedad propicio para que crezcan estos mohos y hay muchas de estas esporas en el aire.

También son vulnerables los drogadictos, ya que esas sustancias pueden estar contaminadas por gérmenes y además tienen impurezas que dañan el sistema respiratorio. A esto se suma que el drogadicto suele tener bajas defensas ya que se alimentar mal y no cuida su organismo.

¿Es posible que el moho afecte a personas sanas?

En general, es muy poco probable que afecte a un sujeto normal en un ambiente normal, por lo que la exposición a ese tipo de gérmenes no tiene importancia. Y, en caso de afectarlos, lo más probable es que produzca una especie de alergia.

¿Qué enfermedades puede causar?

Los peligros del Moho y cuidados que debemos tenerEn general, como las esporas se suelen inhalar, producen infecciones respiratorias, que pueden ser leves, moderadas o severas. Entre las alteraciones se encuentran fenómenos inflamatorios de tipo alérgico, crisis obstructiva o asmática o bronquitis.

En casos más severos, puede provocar neumonía, que puede llegar a ser necrotizante, es decir, con muerte de células pulmonares, ruptura de vasos sanguíneos, hemorragia e insuficiencia respiratoria. Pero el moho también puede provocar otro tipo de enfermedades que no son respiratorias, como infecciones urinarias, entre otros males.

¿El moho puede provocar la muerte?

Sí, por supuesto, las personas pueden morir por insuficiencia respiratoria. Si bien poca gente se enferma por moho, una vez que se presenta la enfermedad, tiene una letalidad muy alta, que en algunos casos puede superar el 80%. Esto se debe a que generalmente las personas que se enferman son pacientes inmunodeprimidos, con su estado de salud más comprometido.

¿Qué tan frecuentes son estas enfermedades por moho?

En personas sanas son muy poco frecuentes, menos del 1% de las infecciones respiratorias y neumonías son por moho, es una cifra casi anecdótica, excepto en los sectores tropicales, donde la cifra es un poco mayor. Sin embargo, en los sujetos inmunosuprimidos, un porcentaje importante de las infecciones respiratorias se debe a este tipo de gérmenes, por lo que tampoco es una cosa excepcional, porque cada vez hay más pacientes con problemas inmunológicos.

¿Existe tratamiento para este tipo de males?

Aunque estas enfermedades en algunos casos son fulminantes, también se pueden tratar. Para esto existen medicamentos disponibles, que generalmente son antibióticos de tipo endovenoso.

¿En qué lugares puede aparecer moho?

El ambiente propicio para que crezcan es donde hay calor y humedad, especialmente en zonas tropicales. También en las cavernas, en los lugares profundos y en las plantas. En el hogar, pueden aparecer en los baños, en las murallas y en los suelos. No así en los ductos de ventilación y de aire acondicionado, donde suelen crecer otro tipo de gérmenes, no menos dañinos.

¿El moho siempre es visible?

Depende de la cantidad. Si hay poca cantidad y sobre todo si hay esporas no se ven. Sólo son visibles cuando se acumulan grandes cantidades y se presentan como manchas de distintos colores.

¿Qué medidas de precaución se pueden adoptar?

Como dijimos, si la persona es sana, una aspiración esporádica no debiera causar daño. En el caso de las personas más vulnerables, se recomienda ventilar adecuadamente y hacer un aseo muy minucioso de los sectores húmedos del hogar, como los baños.

En general, el cloro y otras sustancias son capaces de eliminar estos gérmenes. También se recomienda evitar viajar a lugares tropicales, evitar las plantas de interiores, la jardinería y la exposición a la tierra. Se sugiera además no comer alimentos crudos que crezcan a ras de tierra, aunque sean lavados, como las frutillas.

Los 10 Alimentos Principales que debes evitar si eres sensible al moho

Las personas con sensibilidad al moho del ambiente generalmente también son sensibles al moho en los alimentos. En conjunto con la colección de químicos, contaminantes y patógenos, el moho se añade a la carga tóxica de su cuerpo y puede saturar su sistema inmunológico y de desintoxicación.

Incluso las menores exposiciones pueden desencadenar  reacciones una vez que es sensible – también pueden desencadenar una recaída, después de haberse recuperado.

Los alimentos que deben evitarse son estos:

  1. Bebidas alcohólicas: El alcohol es la micotoxina de la levadura Saccharomyces (levadura de cerveza), y a menudo contiene otras micotoxinas de las frutas y granos con moho.
  2. Trigo y todos los productos de trigo
  3. Centeno
  4. Cacahuates: A menudo están contaminados con docenas de tipos de moho, uno de los cuales es la cancerígena aflatoxina.
  5. Semilla de algodón y aceite de semilla de algodón
  6. Maíz: Está universalmente contaminado con una variedad de toxinas fúngicas.
  7. Cebada
  8. Sorgo: Utilizado en una variedad de productos de granos y en bebidas alcohólicas.
  9. Azúcar de caña y de remolacha
  10. Quesos duros

Consejos para prevenir el moho

  • Mantenga los niveles de humedad en su hogar entre 40% y 60%. Use aire acondicionado o un deshumidificador durante los meses de mayor humedad y en sitios húmedos, como los sótanos.
  • Asegúrese de que su casa esté suficientemente ventilada. Use los respiraderos de ventilación hacia el exterior en la cocina y el baño. Asegúrese de que el respirador de su secador de ropa ventila hacia el exterior de su casa.
  • Repare cualquier gotera en el techo, paredes o tuberías de su hogar para que el moho no tenga humedad que le permita crecer.
  • Limpie y seque minuciosamente su hogar lo más rápido posible (entre 24 y 48 horas) después de una inundación.
  • Añada inhibidores de moho a la pintura antes de pintar.
  • Lave los baños con productos que maten el moho.
  • Quite o remplace las alfombras y los tapices de los muebles que se mojaron y que no puedan secarse rápidamente. Piense en la posibilidad de no usar alfombras en cuartos o áreas como baños o sótanos que pueden tener mucha humedad.
  • Para más información sobre cómo prevenir el moho en su hogar, consulte la publicación de la Agencia de Protección Ambiental A Brief Guide to Mold, Moisture, and Your Home.

¡Comparte!

 

¿Tienes algún comentario?

Compartir